domingo, 22 de junio de 2014

¡HASTA LUEGO!

Parece que fue ayer cuando entramos juntos, sin conocernos, por la puerta de esa clase. Pero resulta que han pasado casi dos años desde entonces. Recuerdo perfectamente cuando os contaba que la vida nos había puesto juntos en un camino que prometía estar lleno de momentos y vivencias.  Recuerdo vuestras caritas de buenas personas pensando: ¿Quién es éste? Ése era una persona que se sentía con muchas ganas de compartir muchas cosas con vosotros.  Iba a ser vuestro tutor. Esas caritas de las que hablaba… han cambiado. Os estáis haciendo mayores  muy rápido. ¿No lo creéis?



En este tiempo hemos convivido. Ha habido de todo, ¿verdad? Errores, enfados, frustraciones, incluso llantos… Y esto es normal en una convivencia. Lo bueno es que siempre lo hemos superado. Y siempre hemos aprendido algo. Y lo hemos hecho juntos. Y yo me quedo con todo lo demás, que ha sido mucho. Alegrías, risas (algunas veces incontrolables), bromas, chistes, fines de semana anecdóticos. Cómo no, vuestras ansiadas fiestas del copiado, actuaciones musicales,  hemos comido juntos, hemos corregido juntos, incluso hemos dormido juntos…

Y yo me quedo con muy buen sabor de boca. Porque os he visto crecer, y he crecido con vosotros. Y por esto os doy las gracias. Porque me habéis dado mucho más que yo a vosotros. Y lo habéis hecho con vuestras sonrisas, con vuestro cariño, con vuestros abrazos, con vuestras cosquillas, con vuestras bromas, con vuestra confianza… todo eso que es gratis y nos hace infinitamente felices. Muchas gracias por hacer que cada día tuviera ganas de llegar al colegio y veros.

Ya sabéis que os deseo lo mejor, de corazón. Yo no puedo hacer mucho porque vuestro futuro depende de vosotros mismos. Recordad que no podemos lograr nada sin esfuerzo. Pero que, si lo ponemos, casi seguro que lo conseguiremos.  

No dejéis de ser buenas personas. Esto lo hacéis muy bien cada vez que os ponéis en el lugar del otro, cada vez que perdonáis, cada vez que pedís perdón, cada vez que ayudáis sin pedir nada a cambio…
Mientras vosotros os vais a seguir creciendo y disfrutando de la vida, yo seguiré por aquí. Así que espero saber de vosotros. Si tenéis alguna duda, algún problema, alguna buena o mala noticia, y creéis que os puedo ayudar en algo, lo haré encantado. Sólo tenéis que pedirlo. Me escribís un correo, venís al cole a buscarme… como prefiráis.





Ahora nos toca verano. Y el verano está para descansar. Así que, como deberes, os mando dormir, comer bien, descansar, cansaros, ayudar a limpiar en casa, salir a la calle, ir a la piscina, escribirme un correo, llamar a los amigos, cuidar a la familia y disfrutar leyendo algún libro.
Seguro que se me olvida algo. Pero no pasa nada, en casa os lo sugerirán.

Nunca os olvidaré... Feliz verano y, de nuevo, ¡¡GRACIAS!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada